viernes, 29 de julio de 2011

Un poco de mi historia .

Aquel día en que estábamos juntos pensé que las cosas estaban saliendo bien y que nadie se cruzaría en nuestro camino. Fue tan lindo el momento que compartimos juntos, y cuando vos me dijiste: estoy confundido… y hablamos te dije: te espero… y así fue y así será por siempre. Tuve unas ganas locas de irme de tu lado cuando me dijiste eso, pero… no me dejabas, me agarrabas fuerte! Y me hacías sentir querida y tuya. Creo que ese momento fue muy parecido a un cuento de hadas, y eso fue. Algo irreal. Por que? Porque otra vez la elegiste a ella en mi lugar. Luego… nos vimos, tropezamos, nos pusimos estúpidos y con una sonrisa en nuestros rostros nos saludamos como si nada hubiera pasado. Cuando nos sentamos a hablar por todo lo sucedido, nos dijimos que nos queríamos y que las cosas con el tiempo iban a cambiar. Te dije: Te espero! Y vos sonreíste y me dijiste: Gracias por entenderme. Hablando te dije que te esperaría y que aún así, a pesar de todo lo sucedido, seguiríamos siendo amigos y que yo estaría siempre que me necesitaras aunque me doliera el alma. Cientos de sensaciones recorrieron mi cuerpo en ese momento, solo que esta vez me estaba dando cuenta de que te estaba perdiendo y ya no podía hacer nada para que eso cambie. Por eso intento superarlo, intentamos mejor dicho. Y no funciono, nos pasamos la vida arriesgando TODO, nos mentimos a nosotros mismo, nos convencimos de querer estar con otras personas, pero luego nos mirabamos a los ojos y sabíamos que algo vivía entre nosotros dos. Volvíamos a la misma rutina, volvíamos a apostar en nosotros, pero no funcionaba, y yo lo sabía, vos también, pero era esa fuerza, ese sentimiento más fuerte que nosotros, era AMOR. Nunca lo entendimos, y con el tiempo nos vimos y nos dimos cuenta de que ya era tarde.
Pasaron meses, yo hice mi vida, conocí a otra persona, y ahí sentí que en verdad me estaba enamorando, me entregué, lo quiero tanto, y supongo que todos saben lo que paso despues... Aquel primer amor, Gastón,  volvió. No podía permitirse a él mismo perderme, pero yo seguía pensando que ya era demasiado tarde, y que los dos habíamos cambiado, y mucho. Estaba enamorada de Mauro, era simplemente perfecto, me había enseñado que había miles de formas de amar, de expresarlo, de sentirlo. Pero mi primer amor seguía dando vueltas, no solo en la realidad, sino también en mi corazón. Aún así estaba segura de que quería apostar todo para estar con Mau, necesitaba cambiar de aire... Pero ahí todos confundimos nuestros sentimientos, y sobre todo YO. No supe demostrarle a Mauro lo mucho que lo quería, sentió que yo quería estar con Gastón, y aunque yo sabía que no era así, también sabía que en el fondo de mi corazón había sentimientos dormidos por él. 
Y ahora, estoy aca... Sin los dos. Mejor dicho, sin Mauro. Y me arrepiento de haber actuado como actué. Porque a pesar de todo, era él la persona que había elegido, y no supe expresarlo.

4 comentarios:

  1. luego nos mirabamos a los ojos y sabíamos que algo vivía entre nosotros dos.

    te odio, te odio, te odio,te odio. Me encanto. Y no, para mi vos vas a terminar casada con Gaston. O con ninguno de los dos, porque quizas ninguno es tu verdadero amor. Y coso tampoco el mio. (aunque yo pienso que si)

    ResponderEliminar
  2. Hermoso lo que escribviste! me encanto!
    yo tmb andaba desactualizada de blogv pero ya regrese!
    un beso grande y que tengas suerte en todo :)

    ResponderEliminar

Yo quiero que esto dure para siempre, casi tanto como una e t e r n i d a d *